Joaquim Nadal i Farreras

CONTRA ELS NACIONALISMES?

Avui / El Punt

Podria escriure que m’han sorprès les reaccions que a Catalunya i a alguns sectors de la intel·lectualitat catalana han provocat les paraules que, en el seu discurs de recepció del Premi Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa va dedicar als nacionalismes. Si ho fes seria retòrica pura perquè no m’han sorprès gens. Fa temps que sé que tenim la pell molt fina, que ens mirem totes les coses des d’una òptica molt nostra i que sempre ens sembla que el món sencer està contra nosaltres i la raó que tenim.

En el fil delicadíssim de la nostra sensibilitat, hem acabat atribuint a Vargas Llosa tots els defectes que per a nosaltres té el nacionalisme espanyol que és de dretes, intransigent i anticatalà. Estem tan sensibles que fins i tot arribem a pensar que el nacionalisme espanyol ha contaminat les esquerres i ha acabat definitivament amb el vell miratge de la possible superació des de les esquerres de les dificultats d’entesa entre Catalunya i Espanya.

Sóc d’una manera que les opinions de Vargas Llosa sobre els nacionalismes no m’han fet ni fred ni calor. M’han deixat força indiferent, tant, que si he de jutjar per algunes de les reaccions que han produït és més que probable que alguns em considerin un mal patriota. Però resulta que jo no busco enemics sinó que busco amics. I en el discurs de la recepció del premi Nobel hi vaig trobar un filó riquíssim per a Catalunya i per a Barcelona. Les referències als anys setanta, a l’efervescència política i cultural de la transició, al reconeixement a Barcelona de la capitalitat cultural de Catalunya, d’Espanya i en bona mesura d’Amèrica Llatina, em van recordar que sovint tenim un capital oblidat. Que tenim moments històrics que hem amortitzat a una velocitat de vertigen i que hem decidit foragitar del nostre imaginari col·lectiu com si es tractés de fets remots, però que formen part, en canvi, de la nostra memòria col·lectiva més recent. Apunto un cop més a la idea, segurament malaltissa, que fa que ens complaguem més en l’adversitat que en les circumstàncies favorables. Que magnifiquem el que ens va en contra i minimitzem o negligim el que ens va a favor. I, en canvi, com a poble, com a país, per a la nostra psicologia col·lectiva, per a l’estat d’ànim del país, per a l’orgull i l’autoestima dels catalans seria altament benèfic ponderar adequadament aquells fets que ens atorguen singularitat i relleu, que ens posen a l’aparador i que ens atorguen valor de titulars de portada com a referents mundials de moltes coses de les que sovint insensatament abjurem.

Jo mateix en diversos moments de la meva vida m’he declarat nacionalista. He fet un sil·logisme elemental. Estic convençut que Catalunya és una nació, estimo i defenso Catalunya, i això fa que el meu catalanisme s’expressi en defensa dels valors i dels continguts i de les aspiracions nacionals de Catalunya. Sóc, en aquest sentit, nacionalista, és clar.

Resulta, però, que tots som de memòria molt fràgil i perdem sovint de vista fets dramàtics de la història contemporània d’Europa que no volem ni contemplar a l’hora d’analitzar la nostra pròpia peripècia col·lectiva. Perdem de vista que algunes de les barbaritats del feixisme es van cometre en nom del nacionalisme i que les bestialitats més grans del nostre món contemporani s’han produït per exemple als Balcans en la confrontació entre nacionalismes i en l’actitud expansionista, intransigent, xenòfoba i, fins i tot, imperialista d’alguns nacionalismes.

Europa ja es va veure abocada en el passat a haver de distingir entre nacionalismes bons i dolents, democràtics i intransigents, solidaris i excloents. La contraposició entre el nacionalisme espanyol i el nacionalisme català no és, potser, el millor camí cap a la superació de les velles contradiccions i l’assoliment de les màximes cotes d’autogovern per Catalunya. Afirmar la nació no hauria de voler dir esgrimir el nacionalisme com a primera línia de defensa de la nació.

En parlo ara perquè vull recordar que aquest no és un debat nou i que superat en diversos moments històrics reapareix de forma recurrent. No fa gaire, l’any 2007, el discurs del professor Eduard Feliu, en la seva investidura com a doctor honoris causa de la Universitat de Barcelona em refrescava la memòria d’un episodi concretat en l’amistat entre Rafael Campalans i Albert Einstein en l’apartat “incidència entre sionisme i catalanisme en el nostre temps”. Es refereix a la visita que Einstein féu a Barcelona l’any 1923 quan “Einstein es va fer particularment amic del socialista Rafael Campalans, amb qui va visitar Terrassa i Poblet.(…). El bescanvi d’idees entre ells fou molt intens. Hi ha fins i tot qui afirma que Einstein dimití de la Comissió per a la cooperació intel·lectual de la Lliga de les Nacions, l’any 1923, a causa de la influència de la ‘qüestió catalana’, que Rafael Campalans li va saber explicar tan bé”. I segueix Eduard Feliu, “Quan Campalans…li va declarar que ell era al mateix temps socialista i nacionalista, Einstein restà perplex, perquè en els seus esquemes polítics europeus eren ideologies oposades. Però havent-li explicat el sentit que hom donava a aquests mots aquí, el savi féu: ’Ara comprenc i justifico el vostre paradoxal socialisme-nacionalista. Però això no és nacionalisme veritable! Si em voleu creure, prescindiu d’aquest nom funest’”. I això és el que explica literalment el mateix Campalans en el seu article “Nacionalisme i nacionalisme. Un confusionisme perillós”, publicat a La Tralla l’1 d’agost de 1923. (Vegeu Albert Balcells: Rafael Campalans. Socialisme català, 1985, pàg.309-312).

És molt probable que Vargas Llosa confongui les coses en els seus al·legats, però vist que el tema ve de lluny i que mai no ens hem aclarit del tot jo em quedo amb l’argument d’Isidre Molas: “Mai no he estat nacionalista i sempre he intentat moure’m com un català nacional. L’esforç per fer més justa, més pròspera i més lliure la pròpia pàtria havia de desembocar en la participació d’aquesta en un mosaic de pàtries superposades cada dia més entrellaçades” (El meu temps de presó, 1962-1963. Trencadís de records. Ed 62, pàg.202).

Contra els nacionalismes? No! A favor de Catalunya.

PUBLICAT A: http://www.avui.cat/noticia/article/7-vista/8-articles/348954-contra-els-nacionalismes.html

24 Desembre 2010 Posted by | ARTICLES D'OPINIÓ, Avui, El Punt | , , , , | Comentaris tancats a CONTRA ELS NACIONALISMES?

EL NACIONALISME CUBÀ I CATALUNYA

Pròleg a El Nacionalisme cubà i Catalunya, de Lluís Costa. Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2006

 Lluís Costa estira un fil prim i contradictori, la relació i influències mútues entre el nacionalisme cubà i Catalunya, i ens aporta els elements bàsics d’aquesta relació. L’exploració transita principalment per la formació del sentiment nacional cubà i per la creixent estructuració d’un moviment independentista que culminaria amb la plena independització de l’illa de Cuba de la seva metròpoli.

Convé subratllar que les febleses i contradiccions d’aquest sentiment nacional cubà s’han de relacionar directament tant amb el caràcter molt desestructurat de la societat cubana, el paper de les classes dominants en relació amb les autoritats metropolitanes, i l’actitud generalment intransigent i repressora d’aquestes. El joc d’interessos entrecreuats, el paper de l’esclavatge i de l’abolicionisme, la proximitat dels Estats Units i dels moviments annexionistes, les actituds tèbiament reformistes d’altres, són els ingredients d’un procés que, amb vacil·lacions, conduiria inexorablement cap a la independència.

Cap text expressa amb més claredat la dialèctica, entre l’independentisme i l’obstinació de les autoritats metropolitanes, que aquesta afirmació de José Antonio Saco: ”No hay remedio. Vuelvo a mi tema. No nos quieren, ni nos entienden, ni se acuerdan de nosotros sino para robarnos y sacrificarnos. Reina contra nosotros una prevención terrible. Resentidos de haber perdido las Américas se proponen encadenarnos más de lo que nos tienen para que nunca podamos escaparnos. !Qué error tan funesto! ¡Qué política tan equivocada!”

No hi fa res que molts dels dirigents cubans es manifestessin a favor de models autonomistes i expressessin, a vegades per força, uns nivells de lleialtat a Espanya d’una forma explícita. Les tímides reformes sempre arribarien tard i la brutalitat de la repressió escapçaria sempre les esperances d’una situació compatible. La societat cubana havia madurat a cop d’incompetència dels seus administradors i havia formulat, poc a poc, un ideari que va anar decantant des de posicionaments il·lustrats forjats en el seminari de San Carlos fins a actituds de trencament radical.

Ramon Pintó, executat a Cuba malgrat el seu paper prominent i el seu marcadament arrelat posicionament social, podria ser el paradigma del paper dels catalans a Cuba si no fos que més aviat hauríem de pensar que és l’excepció que confirma la regla.

Hi ha, en la formulació del catalanisme polític, molta coincidència i un cert paral·lelisme amb els moviments independentistes cubans i hi ha, sobretot, un mimetisme dels catalans de Cuba cap a la situació política i a l’evolució econòmica i social a Catalunya, com ho palesa el repàs que Lluís Costa fa de les publicacions catalanes aparegudes a Cuba.

Però de la mateixa manera que el paper de sectors de la burgesia catalana durant el segle XIX fou molt encarat a la defensa d’uns principis econòmics i poc decantat a la formulació de reivindicacions de caràcter polític, el paper dels catalans a Cuba també s’ha de referir a la seva pròpia extracció social i al seu paper econòmic a l’illa.

L’exploració dels fils entre Cuba i Catalunya en el terreny social, polític o cultural posa de manifest que les interrelacions entre els dos nacionalismes existeixen més per contraposició al nacionalisme espanyol exacerbat i intransigent que per un corrent constant d’influència mútua. La influència indiscutible de Pi i Margall a Cuba, la presència formativa a Barcelona d’alguns dirigents cubans com és el cas d’Ignacio Agramonte, el paper dels catalans a Cuba, amb les seves contradiccions i les seves ambigüitats, són els punts de contacte entre dos moviments que tenien cadascun d’ells en el seu àmbit territorial –Cuba i Catalunya- la seva principal raó de ser i l’aliment principal de la seva ideologia. Una altra cosa és el paper de l’economia i dels interessos econòmics i financers dels catalans a Cuba, o el pes i la importància de l’emigració catalana a Cuba. Però si el pes de les relacions econòmiques i demogràfiques entre Cuba i Catalunya és indiscutible i té una arrel molt fonda, el pes en la formació ideològica dels respectius moviments d’emancipació és en la seva reciprocitat més feble.

I això no vol dir que els principis abolicionistes respecte a l’esclavatge o els avenços autonomistes en relació a la política no despertessin a Catalunya una vibració i una exaltació que encara avui ens es difícil de calibrar i de conceptuar. Simplement perquè mai no va tenir un caràcter unitari.

El fil és feble, però els resultats són clars i aquest és el mèrit del treball de Lluís Costa, que fa un recorregut clar i entenedor pel procés d’afirmació ideològica de l’independentisme cubà i intercala amb eficàcia els episodis que avalen una connexió entre aquest procés tan alliçonador i el fet català.

1 Juny 2006 Posted by | Pròlegs, PUBLICACIONS | , , , | Comentaris tancats a EL NACIONALISME CUBÀ I CATALUNYA

EL BORN: DISQUISICIONES Y PROPUESTAS

El País

Ha corrido mucha tinta y se ha levantado mucha polvareda desde que hace unos meses se descubrieron las estructuras urbanas de una parte del barrio de Ribera cobijadas y protegidas por el antiguo mercado del Born.

Los primeros argumentos esgrimidos contra la conservación de los restos arqueológicos se centraron en desacreditar la entidad misma de los hallazgos. Se llegó a afirmar que no tenía ningún valor y que por cuatro pedruscos sin importancia no valía la pena replantearse nada. Otros avanzaron argumentos menos primarios; incluso más retorcidos. Desde posiciones críticas con el nacionalismo se expresaba el temor de la potenciación de un santuario del nacionalismo; una cripta o casi unas catacumbas del tradicional victimismo catalán.

Felizmente este tipo de argumentos han sido ya abandonados y nadie los esgrime. Sus defensores se habrán dado cuenta del doble error de planteamiento: la importancia del hallazgo es indiscutible y el riesgo de manipulación e instrumentalización política es mínimo.

El yacimiento tiene un valor objetivo inmenso precisamente por su contenido cuantitativo y cualitativo anterior a 1714. La fecha del 11 de septiembre de 1714 en su contenido bélico y político es una fecha marcada por la derrota y la muerte. El resultado final de la guerra y las necesidades estratégicas y militares de la monarquía borbónica segaron de golpe, cortaron de cuajo, un espacio urbano lleno de vida. El derribo parcial del barrio de Ribera fue un episodio muy relevante del inicio de la represión y la nueva situación política. Pero para el sentido del hallazgo y del yacimiento arqueológico correspondiente es sólo un episodio final, el detonante, la causa que paradójicamente ha hecho posible su hallazgo y posterior conservación testimonial.

Pero su relevancia no se sitúa en el terreno de la derrota y la muerte sino precisamente en el retazo de vida que con él podemos reconstruir. La estructura urbana, las casas con sus hornos, las calles, el sistema de pavimentación, el alcantarillado, el papel del rec comtal como nervio básico de la actividad económica y urbana de la Barcelona medieval y de los siglos XVI y XVII, la vida y los nombres de los ocupantes de las estancias descubiertas, todo desfila con profusión de datos que se desprenden con gran precisión de los catastros y padrones municipales. Del rec comtal a las primeras dunas y la arena de la playa de Barcelona desfila ante nuestros ojos con naturalidad grandiosa un auténtico friso de la vida y las costumbres de la Barcelona bajomedieval. No hace falta pues mirar hacia 1714 más que como detonante y causa. Pero el efecto admite una lección bien distinta. Podemos echar la vista atrás y reconstruir los hilos de la convivencia y de la vida urbana. Basta con atender el detalle de la planta de las excavaciones para percibir con justeza la envergadura de la pervivencia. Los museólogos se encargarán de dotar de contenido y dinamismo la auténtica dimensión del hallazgo y sabrán engarzar adecuadamente el valor intrínseco de los restos, la dimensión histórica de la causa de su destrucción, las circunstancias de su conservación pompeyana y el valor de la estructura que les da cobijo y aseguró su protección. Cualquier instalación no podrá obviar el destino y la vida del mercado durante larguísimas décadas decisivas de la vida de Barcelona. Con todos estos ingredientes se pueden hacer maravillas.

Hoy ya nadie duda que los restos arqueológicos cuyo sentido histórico hemos intentado esbozar deben conservarse en su total integridad.

¿Cómo puede plantearse pues el debate en la actualidad?

Todo conduce a dilucidar si debe compatibilizarse o no el hallazgo con la Biblioteca Provincial que se había empezado a construir y cuyos cimientos pusieron al descubierto los restos. Con casi trescientos años de distancia un santuario de la cultura ha puesto al descubierto lo que la guerra había asolado.

Una imagen puede servir para aclarar el conflicto. La compatibilidad de los restos arqueológicos, la biblioteca y la estructura metálica del Born, parece como un bocadillo: un yacimiento, un monumento y una biblioteca emparedados, bajo presión.

El yacimiento y el monumento se realzan y se refuerzan. Los tres ingredientes se neutralizan entre sí, se incomodan y anulan los valores de los tres.

Es un error incrustar, con calzador, la biblioteca entre dos soportes rígidos de gran valor.

Así las cosas quedan dos problemas por resolver. El primero es la instalación y la actividad que se organice para dar vida y para que tome cuerpo este mutuo reforzamiento entre el yacimiento y el monumento ochocentista. Pero hoy hay en Barcelona y en el mundo técnicos y expertos muy acreditados que pueden resolver con éxito la cuestión.

Sólo queda la biblioteca, su ubicación, su proyecto, y el ritmo de su construcción. Comprendo la preocupación de las instituciones: es una preocupación moral e intelectual en lo que concierne a los arquitectos autores del proyecto del Born. Es indudable que merecen una segunda oportunidad pero ésta no debe llegarles por el empecinamiento en salvar la compatibilidad a cualquier precio. Otra cuestión es el emplazamiento y el ritmo de la ejecución.

No me cabe la menor duda que la biblioteca debe seguir ubicándose en el barrio de Ribera. Los vecinos no merecen y no deben aceptar la pérdida de un equipamiento que venía a compensarles de otros desequilibrios o sinsabores. Pero en los edificios de la estación de Francia, en la estación de cercanías y en las dependencias que ocupa la Universidad Pompeu Fabra, hay metros suficientes para asegurar que la Biblioteca Provincial no se mueva mucho de su anterior localización, como metros hay en algún otro equipamiento municipal cercano.

A pesar de la claridad de todo cuanto venimos planteando comprendo que el Ayuntamiento y la Generalitat tengan serias dudas sobre esta solución. Abordar un nuevo emplazamiento, con un nuevo proyecto, cuando quien tramita y adjudica es la administración central, parece un riesgo muy alto y puede encender todas las señales de alarma. El riesgo es el retraso, la paralización de un proyecto esperado desde hace décadas. Es el razonable temor a volver a empezar cuando ya se atisbaba el final. Pero del mismo modo que en el caso del Liceo se vencieron todas las inercias no hay motivo alguno para que no se haga aquí. La urgencia tiene siempre en la maraña administrativa atajos que se pueden tomar.

No es una decisión fácil pero en la actual encrucijada, de la dirección que tomen las decisiones depende la grandeza del acierto y la posibilidad de conseguir en un solo acto tres objetivos indispensables: Preservar y musealizar las ruinas, proteger y mostrar el Born, garantizar vida al proyecto y asegurar la biblioteca en el propio barrio de Ribera con ambición adecuada a las necesidades de una biblioteca del siglo XXI.

PUBLICAT A: http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Born/disquisiciones/propuestas/elpepuespcat/20020717elpcat_6/Tes

17 Juliol 2002 Posted by | ARTICLES D'OPINIÓ, El País | , , | Comentaris tancats a EL BORN: DISQUISICIONES Y PROPUESTAS

CATALUNYA DAVANT EL SEGLE XXI*

Intervenció en el curs “Los nacionalismos y la España del siglo XXI”, organitzat per la Universitat Internacional Menéndez Pelayo. La Coruña,  7 de juliol de 1999

El llamado, con poco acierto creo, problema de España, la recurrente cuestión nacional, mantiene toda su vigencia en los albores del siglo XXI. Parece incluso como si recrudezca alimentado por la intransigencia radical del nacionalismo español y de las veleidades soberanistas de algunos sectores de los nacionalismos, alimentándose mútuamente.

Nos hallamos pues ante un problema histórico, contumaz, que la España democrática y constitucional no ha resuelto plenamente a pesar del impulso descentralizador del llamado Estado de las Autonomías. En parte cabría incluso preguntarse si el “café para todos”, paliativo frente a las nacionalidades históricas inventado por los padres de la Constitución y eje del pacto de Estado no ha sido a un tiempo eficaz impulsor de la modernización general de España y obstáculo para la resolución adecuada, generosa e históricamente pertinente, de la articulación con las nacionalidades históricas.

Pero la raíz de la persistencia del problema desborda el marco estricto de las posibles lecturas de la Constitución para situarse en el terreno de la psicología y del imaginario colectivo, tanto en Cataluña como en el conjunto de España.

El conflicto se plantea en términos de enfrentamiento entre el nacionalismo español (unitarismo primario) y el nacionalismo catalán con grados de soberanismo variable. Este conflicto sigue vivo en gran medida como consecuencia de un error de planteamiento: Su abandonamiento a las posiciones y las voluntades políticas de los nacionalismos en liza sin una ponderación adecuada y distinta por parte de las fuerzas políticas que podrían avanzar en una solución respetuosa y plural.

En suma, el referente para la afirmación de uno siempre es la negación del otro. En un caso para eliminar obstáculos para una interpretación unitaria, homogeneizadora y centralista de España. Es el vendaval demonizador de los nacionalismos que recorre nuestro país y sirve objetivos políticos de corto alcance sin perspectivas de futuro.

La aceptación de un mismo esquema de debate, en un mismo marco, sin variar los límites del terreno de juego, conduce la cuestión a un callejón sin salida.

La interpretación histórica que afirma la existencia de una historia nacional española choca y entra en conflicto con aquella que pretendería afirmar la existencia de una historia nacional catalana, en ambos casos desde los orígenes más remotos de los tiempos. Se distorsiona, se manipula la realidad histórica hasta buscar raíces remotas, arcaizantes, a la españolidad o la catalanidad.

Si en Atapuerca se pretendiera hacer aparecer el español más antiguo, no tardaría mucho tiempo en afirmarse la existencia de lo catalán con la máxima antigüedad posible; en alguna carretera de tierras catalanas francesas se identifica en la prehistoria al catalán más antiguo.

Ante este debate viciado no podemos por menos que hacer un balance negativo del siglo XX: incomunicación, falta de diálogo, bloqueo de posiciones de un 98 a otro 98.

Hemos pasado de la melancolía de un 98 a la melancolía del actual y vivimos una nueva etapa de desencuentro, de confusión teórica e ideológica por falta de claridad, transparencia y sinceridad en los planteamientos políticos.

Vivimos atrapados en la trampa de los conceptos: España, Estado, Nación; a mitad de camino entre la historia y la política no sé si somos capaces de controlar ni la semántica, ni los sentimientos.

Así los políticos se lanzan a un juego dialéctico que agudiza la confusión, resta credibilidad y diluye los problemas reales.

España es para Jordi Pujol una realidad entrañable, pero no deja de aprovechar todas las oportunidades para recriminar el resurgimiento de un lenguaje neoimperialista, lo que le viene como anillo al dedo, auténtico bálsamo para sus horas más bajas.

José Mª Aznar niega su condición de nacionalista español, y desmiente dichas afirmaciones avanzando una estrategia política que niega no solo la  plasmación política del nacionalismo sino la misma realidad nacional.

Algunos políticos socialistas alertan del riesgo de quiebra o de secesión y se preocupan por la escalada dialéctica y política que reproduce las tensiones conocidas del pasado.

A muchos les duele España, una España que cruje, dicen.

Todos apelan al anatema de los nacionalismos excluyentes y la mayoría cae en la trampa de utilizar Serbia como coartada. La amenaza de la balcanización es el arma arrojadiza que utiliza el nacionalismo español para desacreditar sin matices todo atisbo de nacionalismo, y la propia condición plural de España.

Sólo la desdramatización de los conceptos (nación, independencia, autodeterminación, estado) puede conducirnos a un apaciguamiento del problema. A su desactivación.

Xavier Rubert, por ejemplo, ha llegado a la conclusión, no nacionalista, que la única vía para terminar con el nacionalismo catalán es un diálogo franco con España desde la independencia. Nadie duda de que se trata de una conclusión de un pacifismo aplastante y una estimulante provocación intelectual ante el callejón sin salida en que se instala habitualmente la clase política.

Hace veinte años, en mi ciudad, se reunió un numeroso grupo de intelectuales para responder a la pregunta ¿qué es España?  La sola formulación de la cuestión significaba un avance notable que lamentablemente no ha tenido continuidad. No solo eso sino que acreditando un retroceso notable, y en parte inexplicable, yo creo con toda sinceridad que aquella cita de hace ahora veinte años sería impensable, tal es el grado de intoxicación que se ha producido en este lapso de tiempo.

Subyacente podíamos encontrar todas las claves del nacionalismo catalán del siglo XX, y su homólogo español. 

  • Cataluña y España
  • Cataluña en España
  • Cataluña no es España
  • ¿qué es Cataluña?
  • ¿qué es España?

 El debate se produjo en 1981, en un momento clave de consolidación democrática y de recuperación institucional. Algunos preferirían denominarlo período álgido de debilidad del estado. La radicalidad del debate y las dificultades para el diálogo entre las diversas Españas frustró la ocasión como oportunidad intelectual para facilitar un camino fértil para la nueva democracia. La conclusión más evidente fue que no sólo no estaba enteramente resuelto en aquel momento el problema de las dos Españas sino que estábamos todavía muy lejos de zanjar el llamado “problema de España”, es decir, la cuestión nacional.

Pero la respuesta más contundente al interrogante de la convocatoria fue para muchos que España no es nada. No se trataba claro está de liquidar una evidencia. Nadie se atrevió a concluir que España no existe. No era una conclusión sino un punto de partida en el contexto del final de la transición. La definición de la España democrática estaba por escribir y todas las posibilidades estaban abiertas. Sólo hacia falta que intelectuales y políticos aceptaran el envite.

Aquella aseveración parecía, sin embargo, responder a una imperiosa necesidad: la negación temporal de España como único camino para desactivar la impaciencia de autoafirmación de Cataluña en un marco institucional y constitucional restringido y constreñido. Sólo si se abandonaba el camino de la provocación y reclamación recíproca, el diálogo se produciría en términos leales y constructivos, en pie de igualdad.

La negación de España, de una determinada España, podía facilitar que Cataluña reformulara sus relaciones con España en términos de una conflictividad inexistente. Aunque todo deba quedar en una simple provocación, conviene que seamos capaces de  reformular los conceptos de forma que puedan dar cabida a las realidades diversas que acogen. La reciente publicación de un libro sobre “Las Españas medievales” podría dar la medida del ajuste terminológico necesario. Del mismo modo que cualquier referencia a la “Historia común de los pueblos de España” o la reclamación sistemática de la pluralidad de España se perfilan como antídotos necesarios para garantizar un marco no monolítico y excluyente que incentiva y agudiza los separatismos. El debate suscitado por el decreto de humanidades es una buena muestra de ello. La pretensión uniformizadora no atempera sino que excita la pasión nacionalista. Es, como siempre, el mismo juego de acción-reacción entre nacionalismos.

Volvamos por un momento al balance de un siglo entre dos conmemoraciones   porque puede dar la medida del atolladero.

En 1898 Cataluña, al escapar del desastre, sentó las bases de la regeneración democrática de Cataluña y España sin dejarse llevar por el ímpetu nostálgico y fatalista de la generación de 1898. Escapar al desastre fue el inicio de la regeneración política de España y la base del desarrollo del catalanismo político. En plena efervescencia política, Cataluña y España se necesitarán para redimir, cada uno en su medida, las contradicciones de una situación cargada de tensiones. Tanto como desarrollarán unos y otros los factores de ruptura irreconciliable casi siempre coincidentes con los momentos de máximo déficit democrático. Dicho de otro modo; la República abordó la cuestión, planteó el tema y buscó una salida, un marco para la convivencia de las nacionalidades. Las crisis económica y la tensión social frustraron la experiencia y la Dictadura retornó al maniqueismo más radical, a la confrontación absoluta.

En 1998 Jordi Pujol ha insistido en dos formulaciones. “España va bien, pero Cataluña va mejor” y entorno a las conmemoraciones del 98 la afirmación que “su 98 no es nuestro 98” nos lleva de nuevo a un marco contradictorio y conflictivo que no resuelve la pregunta eterna sobre si el plus catalán (Cataluña va mejor, ahora que España va bien) es a ojos de los nacionalistas conservadores catalanes un planteamiento sin  España o con España y desde España.

Planteadas así las cosas, el balance del siglo XX podría parecer un balance estéril.

No lo es, sin embargo, si profundizamos en el análisis de la evolución histórica desde un contexto y un horizonte más amplios, y si buscamos en este análisis la indicación de algún camino más eficaz y positivo para encontrar una salida a la cuestión.

Conviene no perder de vista que desde el final de la Guerra Civil hasta los años setenta, el catalanismo político  fue en Cataluña absolutamente transversal y un factor común aglutinante del antifranquismo. La reivindicación de un marco democrático se hacía en el contexto y en paralelo a la afirmación de un marco nacional. Ocurre, sin embargo, que la consolidación democrática ha roto la supuesta unanimidad nacional de los movimientos sociales y políticos. El rumbo del Estado de las Autonomías ha devuelto el monopolio al nacionalismo esencialista y trascendente de los conservadores. Terreno abonado de nuevo para la dualización.

Pero aunque sea un fenómeno consentido y aquí todos los partidos no estrictamente nacionalistas deberían entonar su “mea culpa”, no deja de ser una apropiación indebida. Como tal absolutamente contraindicada para dar cauce a las legítimas aspiraciones de Cataluña.La democracia plantea la constatación de que hoy el debate ya no es posible en los términos de 1898, 1901, 1906, 1914, 1923, 1931 o 1936 para señalar algunas fechas cargadas de simbolismo en la evolución y la peripecia del catalanismo político.

Precisamente por todas estas razones no sirve una visión endógena, exclusivista y esencialista de la realidad nacional de Cataluña. Si la identidad se construye y la nación sé fabrica, la nación de hoy comporta una identidad plural, sensiblemente distinta en muchos aspectos a la Cataluña de principios del siglo XX. Ante esta realidad, aquellas visiones de un nacionalismo endógeno, que se neutraliza con cualquier nacionalismo de signo contrario, en sus planteamientos de arriba abajo, de la esencia a la realidad ignoran la base social y territorial de la nación en sí misma y bloquean las posibilidades de afirmación de evidentes realidades plurales.

Pero para enderezar el panorama haría falta que las fuerzas políticas netamente democráticas y catalanistas, de signo generalmente progresista, vinieran de  nuevo a llenar el vacío que ellas mismas dejaron cuando, saciada su sed democrática, se ausentaron de un debate crucial que abandonaron a la suerte de los nacionalismos.

A la izquierda corresponde la responsabilidad y el deber de devolver el debate al terreno de la racionalidad y la convivencia afirmando el valor incuestionable de la pluralidad nacional, cultural y lingüística que ahora, de forma absurda y poco diestra, se pretende laminar, como lo demuestran los más recientes y rancios discursos de la nueva clase dirigente española, amparados en la aparente modernidad de su juventud y su trayectoria.

 

EL SIGLO XXI. UN PACTO POLÍTICO PARA UN NUEVO MARCO DIFERENCIAL

El ejercicio que se requiere de ambas partes aparece en el horizonte con bastante nitidez y sólo depende de la voluntad de las mismas de superar el círculo vicioso inacabable y plantear una salida que otorgue una cierta estabilidad dinámica al modelo.

Aunque los constitucionalistas situados en el terreno de un debate jurídico y académico pueden pensar que algunas adaptaciones técnicas de cierto calado político en el marco constitucional bastan, la lógica política, intelectual y sentimental exige un ejercicio más riguroso que no puede exclusivamente centrarse en lo constitucional.

El punto de partida debiera ser el reconocimiento mutuo y el conocimiento propio.

Cataluña debe plantearse ante el siglo XXI una nueva realidad que desdramatice  lo español ante el empuje de lo europeo.

Despojado de connotaciones opresoras, el concepto España puede ser útil para explicar la peripecia histórica contemporánea de Cataluña. La Cataluña contemporánea no se entendería sin España. Pero la España democrática no debe, no puede querer seguir pasando factura homogeneizadora de una relación incómoda de dominio. En consecuencia, la España democrática ha de estar dispuesta a reconocer la realidad nacional de Cataluña y ha de construir un marco de voluntariedad estable que dé cabida a ésta y a otras realidades nacionales.

España podría así pasar de ser un concepto, una idea, una superestructura impuestos y a menudo negados, a convertirse en un auténtico paraguas plurinacional. Nación de naciones, estado plurinacional, España plural, pueblos de España con una historia común (conflictiva a menudo, pero común); España cobijo de la diferencia, desde la igualdad y la solidaridad, pero con claro acento diferencial para que no quepa lugar a dudas.

La diferencia puede pasar a medirse con parámetros nuevos sin querer equiparar las distintas realidades nacionales a las rigideces institucionales de los estados-nación, que es la tentación de los soberanistas. Pero para ello hace falta un ejercicio de cultura democrática que asigne al poder un carácter compartido y abierto.

Desde esta perspectiva empieza a ser posible un nuevo pacto político que debería tener su cristalización institucional para aceptar un nuevo marco diferencial. Ante una España distinta y profundamente democrática podría desarrollarse un nuevo modelo, perfeccionamiento del actual, basado en el federalismo plural, el federalismo de la diferencia.

Sólo así desbordaríamos los nacionalismos nostálgicos, unitaristas o excluyentes, porque todos excluyen y todos actúan con cierta perversidad.

Sólo así podremos dejar de anunciar constantemente que nos vamos y hacemos las maletas para un largo viaje que no emprenderemos nunca, en expresión feliz de Pasqual Maragall.

No habrá viaje porque no debería hacer falta. El reconocimiento mutuo, el conocimiento propio y una nueva lealtad constitucional nos lo podrían ahorrar.

En síntesis, a partir del análisis de la nueva realidad, la formulación de nuevos conceptos y nuevos contextos, la emergencia incluso de nuevos nacionalismos (ésta puede haber sido alguna de las virtualidades del Estado Autonómico), se puede plantear una reforma de la Constitución que se adapte y contenga sin ningún reparo esta realidad plural y diferencial, de modo que no estemos siempre abocados a la ducha escocesa de la duda existencial entre el ser y el no ser, si nos quieren o no nos quieren.

La libertad que nacería de este nuevo acuerdo, de este nuevo pacto (político y económico) permitiría a Cataluña y a las demás nacionalidades interpretar y ejercer libremente en España, su diferencia. Con libertad y responsabilidad. Una responsabilidad que sería asumida y exigida por la ciudadanía con la nitidez que permitiría un modelo sin atisbos de reticencia desde España. Liquidada la causa de la victimización,  los augures de la víctima quedarían por fin sin el terreno que una y otra vez han cultivado con fértil eficacia y con la complicidad de sus simétricos adversarios convertidos a menudo en aliados. Como ocurre todavía hoy con contundente evidencia.

 

7 Juliol 1999 Posted by | Conferències, INTERVENCIONS | , , , , , | Comentaris tancats a CATALUNYA DAVANT EL SEGLE XXI*

CATALUÑA Y EL HECHO DIFERENCIAL

La Vanguardia

PUBLICAT A: http://hemeroteca.lavanguardia.es/preview/1996/08/23/pagina-13/33937483/pdf.html

 

23 Agost 1996 Posted by | ARTICLES D'OPINIÓ, La Vanguardia | , , , , | Comentaris tancats a CATALUÑA Y EL HECHO DIFERENCIAL