Joaquim Nadal i Farreras

“JO ARA NO PARLARIA DE PUJAR IMPOSTOS”

 Resum de l’entrevista al programa “El món a RAC1”

1708_joaquim_nadal

El conseller de Política Territorial i Obres Públiques, Joaquim Nadal, creu que el debat sobre la pujada d’impostos s’ha de plantejar seriosament i ha insinuat durant una entrevista a El món a RAC1 que les declaracions del ministre de Foment, José Blanco, són un globus sonda.

Fallades L9 i L10

Les dues noves línies del metro van fallar durant dos dies, cal matisar que en petits trams. L’envergadura de l’avaria en època d’hivern hauria estat un breu, ara a l’estiu se li dóna una major importància. El fet que Blanco s’hagi convertit, com vostè deia en el ministre de l’estiu, ell ho fa cada estiu.

Pujada impostos

Eldebat sobre la relació entre fiscalitat i serveis públics està servit. Primer s’hi ha de posar la factura de la salut, després educació, serveis socials, 60% del transport públic subvencionat i ens adonem que els serveis que rep el ciutadà en funció  dels impostos que paga són superiors a la mitjana europea. Tenim el problema que a la salut catalana vénen ciutadans de fora que graven la salut catalana. Si hi ha tanta economia submergida cal fer aflorar tot el que avui és economia no reglada. Els globus sonda són globus sonda, les reflexions polítiques són reflexions polítiques. Potser només el ministre ha apuntat a una reflexió, si acabem pagant més impostos cal veure amb quina finalitat.

 S’han d’apujar els impostos?

No faré com fa Mas que s’aprofita de la cresta de la onada, ells són un partit que en la política fiscal en serveis públics, juguem a la més perfecta ambigüitat: retallar impostos i augmentar els serveis no funciona en cap país. No parlaria de pujada sinó de la factura social que ens podem permetre en relació amb l’economia espanyola.  

Ajornament de la reunió de Zapatero amb les grans constructores

Em quedo amb el dubte de què és el que està passant. ZP citava les sis grans empreses cotitzades en borsa i no a les PIMES, que a Catalunya n’hi ha moltes. Citava aquelles que més podran resistir la crisi i les que més patiran la retallada. Com que no sé la finalitat de la reunió no sé què els podia dir. No sé com abordaran la creació de riquesa sense fer inversió.

Obres de l’A-2 que es reactivarien

No puc concretar les obres de l’A-2 de què el Blanco parlava l’altre dia. De les cinc rescindides, totes cinc són prioritats estratègiques. Quan Blanco parla de l’A2 tinc la impressió que no esmenta Orriols-Medinyà, la rescindida, sinó que intentarà rescatarà les dues que fa un any i mig que estan aturades per problemes de les empreses que les feien, però fins que no ho sapiguem… és una retallada de dimensions colossals però no han concreta. Fins que el BOE o les màquines no demostrin en què es concreta la suavització de la retallada seguim en el context de la retallada. Tots els mitjans de comunicació posen l’èmfasi en la improvisació, jo ho poso en què s’han adonat de la dimensió de la retallada.

Relació amb Blanco

Parlem molt sovint, també amb Morlán, amb el director general de carreteres i  amb tota l’escala del Ministeri. També vàrem estar en contacte amb ells per  tota la qüestió dels controladors aeris perquè ens van demanar que Salut fes les inspeccions de les baixes dels controlador aeris, hem contribuït a sortir d’una situació de crisi, i ho hem fet bé.

És optimista?

Sí, em sento orientat a crear confiança i seguretat i a no a crear situacions tempestuoses.

Peatges

Blanco hi ha pensat i sap que és una formula que s’ha d’aplicar, però no a Catalunya. Sap que aquí vàrem tenir la penalització de l’anticipació, és inevitable que a Catalunya s’hagin de suavitzar els peatges, i que la resta d’Espanya si es volen fer més infraestructures s’hagin de posar peatges.

 S’han resolt definitivament els problemes de la L9 i L10? Q

Què vol dir definitivament? Aquest matí ha fallat un tren de Rodalies. Pel que fa a ‘ L9 i L10, calia detectar la causa informàtica de la no transmissió adequada. El que ha passat ara no es tornarà a repetir. Siemens ha de posar un doble sistema de seguretat perquè no passi. Tot allò que estava previst ho està fins a les últimes conseqüències. Quan hi ha una avaria els trens són acostats a les estacions manualment sense problema. El que algun sindicat voldria que es forcés el sistema per recuperar la conducció manual. Volem que el model d’aquesta línia sigui exportable, la gestió de TMB és correcta i aquesta línia és conceptualment de conducció automàtica.

Traspàs dels trens regionals

Veig factible que sigui abans de les eleccions catalanes, però no puc assegurar-ho perquè no sé quan seran les eleccions catalanes. No treballo amb cap data. Serà tant a frec que no es podrà fer efectiu en un context preelectoral.

Serveis del nou curs

Entraran en servei nous trens, milloraran les prestacions d’algunes línies i hi haurà el compliment dels compromisos que vàrem anunciar. Hi ha 40 estacions en obres, una part important d‘Adif les està arreglant, hi haurà millores en alguns horaris i línies. Hi ha línies interrompudes a Sant Andreu, això a primers de setembre quedarà arreglat i Rodalies estarà al 100% de la seva operativitat. Si les coses s’anuncien amb massa anticipació corren el risc de gastar-se.

Quart Cinturó

L’única part que tenia els estudis informatius aprovats està fent-se. Teníem tot un tram que no tenia ni el traçat triat ni estudis informatius fets, ara s’ha fet. Foment es tira al piscina i treu l’estudi informatiu de la B-40, el període d’al·legacions acabava el 9 d’octubre. Nosaltres al·legarem a finals de setembre, farem propostes constructives.

Entén la decisió dels alcaldes d’El Vendrell i Calafell?

L’entenc, puc no compartir-la. Pot ser com els grafiters: si legalitzant 10 parets perquè puguin fer grafitis arregles el problema, és un invent. No jutjo els alcaldes, no conec els intríngulis dels dos pobles, també entenc els comerciants, intentar legalitzar allò que no es legalitzable és un principi erroni, però entenc que la contenció del fenomen porti als alcaldes a fer maniobres dilatòries.

Aquests alcaldes diuen que no tenen prou presència policial de Mossos i que ningú del Govern s’ha posat en contacte amb ells

Les incidències en la via pública d’una ciutat, qui primer les ha d’entomar és la policia local. Vendre a la via pública ha de ser una cosa regulada per les ordenances municipals. I els alcaldes ens han trucat? La qüestió és qui s’asseu amb qui i qui demana què a qui. Si els objectes dels “top manta” fossin robats tindria sentit que els Mossos intervinguessin o la policia nacional.

Hi ha manca de moral de victòria al PSC?

No, hi ha moral electoral i política, arguments, propostes i candidats i candidates. Les circumstàncies no són les més fàcils, el problema és el context en què arriben les eleccions. Castells ha dit en dies posteriors coses prou clares sobre com recolzaria el president Montilla.

Si voleu escoltar-la cliqueu aquí.

17 Agost 2010 Posted by | RAC 1, Ràdio | , , , , , , | Comentaris tancats a “JO ARA NO PARLARIA DE PUJAR IMPOSTOS”

DINAMITAR TREINTA Y DOS AÑOS

El País (edició nacional) 

 Después de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Catalunya, España y Catalunya están peor.

Se ha desplazado el eje del debate político de forma incuestionable; ha crecido la desconfianza de muchos sectores de la sociedad catalana hacia España; ha saltado por los aires el espíritu del pacto constitucional; se han radicalizado las posiciones anticatalanas en sectores de la sociedad y de la política españolas; el pacto estatutario ha dejado de ser una referencia para muchos en Catalunya.

La gran manifestación del 10 de julio apunta a un hartazgo generalizado de la política de desgaste a la que se ha sometido la sociedad y la gobernación de Catalunya y encamina sectores hacia  la secesión.

El gran culpable de esta situación es el Partido Popular, aunque no debemos olvidar los demás recursos contra el Estatuto que siguen vivos y aparcados. Sin ese recurso ahora no habría sentencia y sin sentencia España y Catalunya estarían mejor, respirarían mejor.

Con naturalidad,   sin ninguna ruptura irreparable como han puesto de manifiesto los cuatro larguísimos años de agonía constitucional a la que ya casi nadie daba crédito después que, de forma sucesiva, el Tribunal Constitucional viese mermados sus efectivos por recusación, fallecimiento o mandatos vencidos.

Amparados en la Constitución, que no votaron, los sectores más conservadores de la sociedad española han hecho añicos un pacto que les molestaba. Han roto el pacto del 78 que no pudieron romper entonces, orquestando ahora un ataque en toda la regla. Aún a riesgo de cargarse 32 años de vida constitucional fructífera y la voluntad explícita del Parlamento y del pueblo de Catalunya, en un atentado de lesa patria.

En el siglo pasado uno de los problemas de la política española fue el llamado “problema catalán”. Los esfuerzos de la Transición se orientaron a resolver éste y otros muchos problemas derivados de las heridas abiertas y por la Guerra Civil y la Dictadura. Así se halló un pacto político que definía un horizonte de geometría variable y de descentralización creciente en un proceso sin precedentes en la historia de España.

Los resultados son más que evidentes y sería paradójico que la bondad del pacto estallara definitivamente por los aires víctima de su propio éxito. Las aspiraciones de más autogobierno por parte de Catalunya han sido observadas con mucho recelo y desprestigiadas, a menudo, como un afán de privilegios y desigualdades donde sólo había la voluntad radical de expresar con claridad meridiana la propia identidad. Una identidad nacional que nadie sabría negar en el terreno intelectual y académico, y que al parecer causa pavor en el contexto de una interpretación constitucional restrictiva.

En el momento del pacto de 1978, la sociedad española y los sectores más directamente implicados en las luchas democráticas respetaban profundamente a Catalunya. Quizás temían y respetaban. Rechazo la idea del temor. Me aferro al profundo respeto que las fuerzas democráticas y progresistas, que las izquierdas, que la intelectualidad, expresaba en aquellos años hacia la sociedad catalana. Con ánimo constructivo se selló un gran acuerdo que culminaba todas las audacias compartidas por Catalunya y España en el proceso de la Transición.

Transcurridos 32 años, con dos Estatutos vigentes sucesivamente (1979 y 2006), la situación ha cambiado radicalmente. Ya no se nos teme ni se nos respeta. No sólo no se nos respeta sino que con cierta sistemática se nos falta al respeto. Se niegan los hechos básicos de la identidad catalana, se combate la idea de una España plural y se intenta desmentir el carácter plurinacional, pluricultural y plurilingüístico de la sociedad española. Es más, las resistencias, los obstáculos, las cortapisas a los procesos acordados en el pacto estatutario de 2006 evidencian un abismo entre la voluntad política expresada por las Cortes Generales y los Gobiernos y la predisposición real de las burocracias estatales.

El Estatuto mutilado por el Tribunal Constitucional ha sido erosionado en su aplicación práctica. Tanto que cuando se han alcanzado resultados tangibles, el beneficio del éxito estaba ya totalmente amortizado por la carga del desgaste acumulado. La aplicación a contrapelo del Estatuto puede haber tenido en muchas ocasiones efectos igualmente letales para su vigencia y reconocimiento.

Y, sin embargo, los resultados están ahí, pueden llegar más y nadie podría discutir que nunca antes en la historia de Catalunya se había dispuesto de cotas equivalentes de autogobierno.

Para algunos explorar esta vía es perder el tiempo. Muchos han decidido que el Estatuto estaba muerto. Sectores de la sociedad catalana se orientan  hacia el independentismo. Y CiU apunta a una orientación soberanista con sordina, liquida el Estatuto como vía operativa y se apunta a dos abstracciones directas: el derecho a decidir y el concierto económico. Abstracciones porqué siendo muy concretas, su aplicación práctica deviene una mera abstracción si no se perfila una ruta precisa hacia objetivos concretos.

En este contexto, el PSC busca en solitario recomponer los pactos constitucional y estatutario. Lo hace desde la afirmación clara de no ser un partido independentista. No sólo eso, sino que percibimos en la lógica del independentismo alguno de los riesgos que caracterizaron en el pasado nuestra peripecia colectiva y la marcaron con el signo del fracaso. Es legítimo que algunos piensen que ha llegado la hora de la verdad y que en la Europa del siglo XXI caben nuevas fórmulas más allá de un federalismo que algunos practican, muchos predican y probablemente pocos quieren. El PSC insiste en abrirse camino desde la centralidad política en esta vía federalizante que refuerza el pacto constitucional y estatutario.

¿Existe todavía en la izquierda española voluntad federal? ¿Estamos perdiendo el tiempo los que creemos que todavía hoy la vía abierta y flexible ensayada en 1978 y pendiente de actualizar es el camino más efectivo y práctico para orientar el futuro? ¿Con qué convicción defenderán el Estatuto los que lo votaron y lo hicieron posible? ¿Son posibles posiciones equivalentes en el Parlamento catalán y en las Cortes generales?

Las dudas e interrogantes que se plantea la sociedad catalana de cara a los próximos comicios son de una entidad sobresaliente. Hoy y desde el debate monográfico sobre la Sentencia, que se produjo en julio en el Parlamento de Catalunya, las posiciones de los partidos se han  hecho evidentes. Todos han creído erigirse en intérpretes de nuevas voluntades mayoritarias expresadas en la calle. La mayoría han expuesto los fines que persiguen aunque muy pocos se atreven a definir los medios con que plantean alcanzarlos.

Casi nadie piensa en las tensiones a las que se somete desde todos los frentes al conjunto de la sociedad catalana. Casi nadie en España se plantea los riesgos que se asumen y la carga de profundidad para la convivencia de los pueblos de España que ha supuesto la Sentencia.

Los que aún creemos que existe un itinerario compartido buscamos razones para convencernos que no nos hemos equivocado, necesitamos certezas tangibles que acerquen el imaginario colectivo catalán a un plausible horizonte federal. Porqué Catalunya está cansada de pedir y esperar “generosidad federal” y ha dejado claro ya que los términos del pacto son políticos y no admiten conceptos subjetivos como la generosidad y sí sólo los términos de la “lealtad” al pacto.

Los tiempos sociales y los tiempos políticos pueden haber perdido el compás como apuntaba recientemente Manuel Castells. De consumarse el divorcio, el conflicto está servido. De ahí que muchos estén ya construyendo sus discursos al margen de España, dibujando un horizonte utópico que, aunque a menudo vacío de argumentos, suscita entusiasmos.

De vez en cuando contemplo, con cierta ternura, la magnífica fotografía que Adolfo Suárez Illana hizo de su padre y del Rey. Ambos compartieron un gesto de coraje político sin precedentes. Ambos consumaron en la transición un primer reconocimiento preconstitucional de la singularidad institucional y política de Catalunya, y restablecieron la Generalitat con el retorno del president en el exilio, Josep Tarradellas. ¿Existe hoy coraje político para mantener el tono y el sentido de aquella decisión histórica y sin precedentes?

Estamos ante una nueva encrucijada, en un momento sensible y delicado de nuestra vida política. Es en estas circunstancias cuando se calibran los liderazgos auténticos que vencen la adversidad y construyen futuro.

Para los que dudan conviene recordar que el propio president José Montilla ha dejado meridianamente claro que en su elección antepone Catalunya a cualquier otra adscripción.

Per veure la versió digital del diari cliqueu aquí

17 Agost 2010 Posted by | ARTICLES D'OPINIÓ, El País | , , , , | Comentaris tancats a DINAMITAR TREINTA Y DOS AÑOS