Joaquim Nadal i Farreras

RAIMON, CATALUNYA Y LA DEMOCRACIA

El Periódico

Los militantes, simpatizantes y amigos del PP han destrozado una bella historia construida espontáneamente por la sociedad española.

La manipulación del acto de homenaje a Miguel Angel Blanco, la apropiación partidista, el desafío sectario, el abucheo a la pluralidad, la diversidad y la tolerancia, han hecho añicos ante millones de espectadores uno de los activos más importantes y frágiles, como se ve, que se habían generado en los últimos tiempos en la lucha antiterrorista.

La negación espontánea de los valores democráticos por parte de los reventadores del acto levanta muchísimas dudas sobre el sentido de determinados actos unitarios y pone de manifiesto que sigue siendo una exigencia ética básica establecer una línea divisoria entre los demócratas y los antidemócratas. Para dejar fuera a quien corresponda y se lo haya ganado a pulso. A unos y otros, en los extremos de una sociedad globalmente sana, que no debe consentir ninguna apelación a la violencia pero que debe, además, generar antídotos a las tentaciones involucionistas y a derivaciones que nos acercarían peligrosamente a algunos aspectos del panorama político francés (Frente Nacional).

Los abucheos políticos y lingüísticos han tenido la virtud de poner las cosas en su sitio, de hacernos saber con quién nos la jugamos y de alertar a toda la sociedad española ante los tics autoritarios propiciados y estimulados desde las más altas instancias gubernamentales.

A la condena general por esta actitud, a la razonable alarma que se ha suscitado deberíamos añadir una clara reflexión para uso de Cataluña.

Quienes abuchearon a Raimon por cantar en catalán en Las Ventas son los militantes, los simpatizantes y los amigos del PP, socios de CiU.

Un buen motivo de reflexión para Jordi Pujol en esta peculiar rentrée política.

13 Setembre 1997 Posted by | ARTICLES D'OPINIÓ, El Periódico | , , , , | Comentaris tancats a RAIMON, CATALUNYA Y LA DEMOCRACIA